Saltar al contenido

Qué es la rosácea y por qué se produce

qué es la rosacea
rosa rosacea Soy Rose. Llevo batallando con mi rosácea desde hace 7 años. En este tiempo, he llegado a tener la piel llena de granitos y roja como un tomate, pero también completamente libre de rosácea. La falta de información sobre cómo tratarla es lo que me llevó a compartir mi experiencia.
Escrito noviembre, 2019

¡Hola a todo el mundo! Sé que llevo un tiempo sin escribir, pero por suerte vengo con novedades: he descubierto otra razón por la que mi piel había estado tan constantemente irritada a pesar de mis innumerables cuidados, y le he puesto solución.

¿Por qué se produce la rosácea?

Anteriormente ya he hablado de qué es la rosácea y por qué se produce, así que no voy a extenderme mucho. Si queréis una explicación más a fondo, podéis consultar mi artículo sobre sus causas y tratamientos disponibles en la actualidad o en el que hablo de rosácea en la cara y mi rutina personal y trucos para reducirla de forma natural.

Para resumir, la rosácea es una condición de la piel que se presenta como una inflamación crónica de la cara. Eso se traduce en piel roja y a veces con póstulas (como una especie de granitos). Algunos casos presentan también pequeñas venas faciales rojas.

El por qué se produce la rosácea ya es más complicado de explicar, puesto a que las causas de la rosácea son muy variadas y aún se están debatiendo. Generalmente, están asociadas a factores genéticos. Por ejemplo, esta condición de la piel se encuentra mayoritariamente en personas de piel clara y en mujeres adultas.

Además, también se ha asociado a trastornos gastrointestinales como el síndrome del intestino irritable o la enfermedad de Crohn, entre otros. Finalmente, la rosácea también se ve agravada por decenas de factores externos, como cambios súbitos de temperatura, comida picante, alcohol, exposición solar, ejercicio, …

Eso me lleva a hablar de los conocidos brotes de rosácea. Éstos son episodios en los que la piel está especialmente reactiva, irritada y roja, y en los que cualquier cosa que intentas hacer para calmarla parece irritarla más. No siempre tienen una causa clara, sino que parecen ser más bien cíclicos. Son especialmente molestos por los picores que provocan, y porque afectan también al ánimo de la persona que los sufre.

Pues bien, puedo felizmente afirmar que hace dos meses que no tengo un brote de rosácea – crucemos los dedos para que siga así – gracias a la incorporación de unos pequeños cambios en mi rutina y tratamiento.

Cómo ayudar a tu piel a depurarse

Con unos pequeños cambios en mi rutina, he conseguido ser más eficaz a la hora de ayudar a mi piel a depurarse. En consecuencia, mi piel ha estado menos irritada que normalmente, puesto a que se ha librado más fácilmente de las toxinas que no conseguía eliminar.

Al fin y al cabo, lo que es la rosácea no es más que un caso de piel hiperreactiva. Esa irritación se producía porque había un exceso de toxinas en mi piel (por razones que explicaré en las siguientes secciones) y eso aumentaba mi rosácea.

Para contrarrestar eso, ha valido simplemente incorporar un ligero masaje en mi rutina diaria, el cual acostumbro a hacer antes de limpiar e hidratar mi piel. Quiero enfatizar que el masaje tiene que ser extremadamente ligero: no queremos irritar la piel, sino estimularla con suavidad. No hay que tirar de la piel ni arrastrarla, ni masajear los músculos de debajo, sólo masajear la superficie de la piel con una mínima presión.

Personalmente, me gusta usar un jade roller o rodillo de masaje de jade, ya que se dice que el jade tiene propiedades curativas y antiinflamatorias. Aun así, puedes usar la yema de los dedos sin ningún problema. Éste es el que yo recomiendo:

ahora de oferta
Akarell Rodillo De Jade Autentico Y Gua Sha 100% Real Piedra Masaje Faciales Natural...
  • UNA PIEDRA DE JADE MÁS GRANDE: La bola más grande del rollo de jade es un 30% más grande que...

Idealmente, las toxinas deberían circular hacia abajo, a través del cuello y hasta las clavículas. Por esa razón, además de estimular la piel con ese masaje, te recomiendo que alientes las toxinas a viajar hacia abajo.

toxinas hacia abajo

Para ello, asegúrate de masajear des de la nariz hasta las mejillas, pasando por la mandíbula, la parte inferior de las orejas y bajando a través de la vena yugular hasta las clavículas; también des de las sienes y la frente, pasando por la parte inferior de las orejas y bajando otra vez por la vena yugular; y finalmente des de la barbilla hasta las clavículas, pasando por el cuello.

Para muchos, eso será bastante contraintuitivo, ya que lo que normalmente se recomienda es aplicar las cremas y demás masajeando hacia arriba para provocar un efecto lifting y prevenir que la piel se vuelva flácida con los años.

Aun así, y especialmente para aquellos con mala circulación en la piel de la cara (como el caso de la rosácea) es necesario masajear hacia abajo para ayudar a las toxinas a desplazarse hacia otra parte del cuerpo. Te recomiendo leer la sección sobre el sistema linfático, más abajo, si quieres más información al respecto.

Otra forma eficaz de conseguir ese efecto depurador es usando un cepillo facial eléctrico. Éste estimula la circulación, como el rodillo de jade, y además tiene un ligero efecto exfoliante.

Personalmente, el masaje con el cepillo facial eléctrico lo hago en seco. Es más fácil calcular la presión que se ejerce sobre la piel, que, repito, debe ser muy suave. Por otro lado, la dirección del masaje debe ser la misma que con el rodillo de jade.

Es importante además asegurarse de que el cepillo eléctrico que compras dispone de un cabezal para piel sensible. Los dos modelos que recomiendo disponen de un cepillo suave, como mínimo.

ahora de oferta
Liberex Cepillo Limpiador Facial Vibrante Sónico - Portátil Recargable, 3 Cabezales y 3...
  • Para una piel de aspecto radiante y natural - Transforma su rutina de limpieza diaria en un...

Supongo que os preguntaréis por qué estos pequeños cambios han marcado tanto la diferencia y qué es lo que ha producido esa irritación extra en mi rosácea. Os cuento:

¿Un agravante inesperado? El bruxismo

Hace unos meses, hablé con mi digestóloga. Últimamente, tenía la piel más reactiva, y no sabía muy bien por qué. Ella me habló entonces de una especialista en tratamientos faciales que utiliza métodos no farmacológicos. La recomendaba encarecidamente, así me animé a probar.

Después de mi primera sesión con ella, mi piel cambió radicalmente. Durante las siguientes semanas, la irritación desapareció casi completamente, e incluso los granitos fueron reduciéndose. Estaba gratamente sorprendida. Y he conseguido el mismo efecto después de cada visita posterior que he tenido con ella, y también siguiendo sus consejos de cuidado y depuración de la piel.

Pues bien, esta especialista observó algo que ni se me hubiera pasado por la cabeza que pudiera afectar mi piel: al parecer, mi tendencia a apretar la mandíbula, incluyendo dientes y músculos de los labios y mejillas, había creado unas contracturas en dichos músculos. Estas contracturas estaban impidiendo un correcto drenaje del sistema linfático y, por lo tanto, estaban causando la acumulación de toxinas en mi piel, lo que creaba irritación extra.

Increíble. Llevo años haciendo esos gestos de forma inconsciente. Lo había notado, pero nunca pensé que pudieran tener tal impacto.

Al parecer, no sólo es el caso de la gente con rosácea. Esa tendencia a apretar los dientes y/o los músculos de la cara tiene muchas repercusiones en la salud de la piel:

¿Qué es el bruxismo y cómo afecta nuestra piel?

El bruxismo es la tendencia a apretar o incluso rechinar los dientes de forma inconsciente. Puede ser tanto diurno como nocturno. Aunque sus causas son inciertas, se asocia a factores psicosociales, como el estrés emocional, ansiedad, insomnio, pero también a factores genéticos, entre otros.

Sus síntomas son tantos y tan variados que es difícil de diagnosticar. Así que, para saber si padeces de bruxismo, te recomiendo consultar a tu dentista o tu médico de confianza. Aun así, la contracción de los músculos de la mandíbula por largos periodos de tiempo causa algunos de sus síntomas más extendidos:

  • Tendencia a rechinar o apretar los dientes.
  • Sonidos causados por dicho rechinar y/o apretar de los dientes.
  • Desgaste anormal de los dientes.
  • Incomodidad muscular en la mandíbula.
  • Inflamación gingival y, en casos más avanzados, recesión de las encías.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolor en la articulación temporomandibular y, en casos más avanzados, desgaste de ésta, e incluso síndrome de trastorno temporomandibular o de TMJ.

Además de los síntomas mencionados, el bruxismo tiene consecuencias estéticas secundarias. Para empezar, la continuada contracción de los músculos de la mandíbula puede causar su hipertrofia (concretamente, la del músculo masetero). Con los años, eso puede conllevar cambios craneofaciales, como la atrofia cutánea, que muestra una piel más fina, seca, descamada, picores, enrojecimiento, y mayor visibilidad de los vasos sanguíneos.

Además, las contracturas excesivas en los músculos de la mandíbula pueden resultar en tejido muscular acumulado y tensión en los tejidos vecinos, lo cual causa un mal drenaje del sistema linfático. A su turno, ese bloqueo o inactividad en los nódulos linfáticos mitiga la filtración de las toxinas en la sangre. Un exceso de toxinas puede contribuir a una piel apagada e incluso puede provocar varias condiciones de la piel, como acné, irritación y celulitis.

Es necesario que exista una buena circulación y coherencia en las distintas capas de la piel para asegurar su salud.

¿Qué es el sistema linfático?

Hay muchísimo a decir sobre el sistema linfático, así que hablaré más de él en un artículo futuro. De mientras, y como siempre, dejaré enlaces a fuentes que podéis consultar más abajo.

El sistema linfático es una parte esencial de la inmunología humana, pero es generalmente olvidado. Es posible que ni siquiera hayas oído a hablar nunca de él, porque muchos modelos educativos sobre anatomía humana, o incluso concretando más, sobre el sistema circulatorio humano, omiten muchas de sus funciones e incluso adjudican algunas al sistema sanguíneo. Aun así, si bien forma parte del sistema circulatorio junto con el sistema sanguíneo, es independiente a este.

Este sistema comienza está distribuido entre los distintos tejidos del organismo, donde capta los líquidos que los capilares sanguíneos no reabsorben. A su vez, los filtran de impurezas y células anormales, y los retornan a la sangre.

La vasculatura linfática, además, posee mecanismos para promocionar la depuración de los mediadores de inflamación; más allá de actuar como simples conductos, el trabajo de los capilares linfáticos es crítico para la regulación de inflamación.

Pasando a los nódulos linfáticos de la cara – los que más nos conciernen en este post – éstos se encuentran en planos subcutáneos, junto a los músculos superficiales de expresión facial, normalmente a lo largo del curso de venas y arterias faciales. Éstos, absorben y filtran las impurezas y drenan hacia los nódulos del cuello y de las clavículas, tal y como se muestra en la siguiente imagen.

drenaje linfático
Drenaje linfático de la cabeza y cuello.

En el caso de aquellas personas con bruxismo o TMJ más avanzado, y como ya he mencionado, se produce una acumulación de tejido muscular. Eso, a su turno, impide que el sistema linfático drene las toxinas e impurezas de la piel, lo cual resulta en una piel apagada e incluso irritada. Ayudando al sistema linfático a eliminar las toxinas, notaremos una mejora en la rosácea.Por supuesto, también es importante tomar consciencia, en la medida que sea posible, de nuestro apretar de mandíbula inconsciente y relajar los músculos de la cara siempre que sea posible, entrenarse a dejar ese mal hábito.

Recomiendo también ver a un especialista que os ayude a trabajar las contracturas y tejido muscular acumulado del masetero. Así, conseguiréis una mejor circulación y coherencia en las distintas capas de la piel, resultando en una piel más sana y más libre de irritación.

Fuentes y referencias

¿Quieres seguir informada sobre la rosácea?

Tienes estas tres opciones
autora RosaRosacea